Publicidad

Se consuma el desastre para los accionistas del Banco Popular

La jornada en las bolsas de valores españolas empieza con un claro protagonista: Banco Popular. Esta mañana hemos conocido que se lo quedará Banco Santander por un euro.

Según se explica en la nota del Banco Santander a la CNMV se ha acordado “la amortización íntegra de la totalidad de las acciones de Banco Popular en circulación al cierre de ayer y de las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de capital regulatorio Additional Tier 1 emitidos por Banco Popular y (ii) la conversión de la totalidad de los instrumentos de capital regulatorio Tier 2 emitidos por Banco Popular en acciones de Banco Popular de nueva emisión, todas las cuales han sido adquiridas por Banco Santander por un precio de un euro (€1)”.

Es decir, hablando claro, las acciones de Banco Popular ya valen 0.

Hace unos días en mi Twitter personal cuando la cotización de Banco Popular se desplomaba y ante las preguntas incesantes de varios inversores que barajaban invertir en Banco Popular porque lo consideraban “barato” recordé que la caída acusada de un valor no significa que esté “barato”. Si un valor está bajando está haciendo perder dinero a sus inversores y lo más probable es que siga haciéndolo.

No obstante, el riesgo que conllevaba mantener Banco Popular en cartera es una situación en la que he insistido mucho aquí durante los últimos años. En enero de 2016, en una jornada en la que el valor rebotaba un 5% ya indicaba que “a pesar del rebote el valor seguía débil y bajista”. Ese mismo año volví a hacer hincapié sobre la mala situación del valor en mayo y más recientemente en febrero y abril de este 2017.

Tal y como explico en mi libro “El Código de Wall Street”, todo lo que necesitamos saber sobre un valor está en el gráfico, y dijesen lo que dijesen las noticias, el rumbo de Banco Popular era claro.

Lo sucedido en Banco Popular no hace más que recordarnos por qué es importante mantenernos alejados de activos mediocres por muy “imponente” o prestigioso que sea el nombre de la compañía. Si se invierte en activos que muestran comportamientos mediocres en su cotización lo más probable es que terminemos obteniendo retornos mediocres, o que incluso como en este caso se termine perdiendo el total de la inversión.

No es la primera vez que esto sucede (tenemos un ejemplo no tan lejano con Banco de Valencia cuando fue comprado por Caixabank por 1€) ni será la última y es por ello que debemos recordar siempre que el dinero en los mercados se hace con los activos que se aprecian, no los que se deprecian. Esta regla tan básica y lógica es olvidada por miles de inversores que no son capaces de reconocer que valores de este tipo lo único que traen son pérdidas y quebraderos de cabeza. Se aferran a la “esperanza” de que algún día suban, pero en los mercados no se vive de esperanza, sino de realidades, y la realidad es que valores como Banco Popular muestran una vez más que aferrarse a activos perdedores puede terminar por liquidar de forma íntegra una inversión.

Llegados a este punto, considero que es bueno recordar que, mientras la cotización de Banco Popular indicaba que “algo andaba mal”, salían noticias de las que todavía no ha pasado ni un año como el examen realizado por la EBA a la banca europea: el Popular, según se informó, superó el peor escenario macroeconómico con un capital del 6,6%, frente al 5,5% exigido. De nuevo vuelvo a insistir, no hagáis caso de las noticias ni de las campañas de prensa con estrellas mediáticas y fijaros únicamente en la cotización. El precio es el que te dice si ganas o pierdes dinero con un activo y, por muy buenas que sean las noticias, si la cotización cae vas a perder dinero.

Probablemente en breve veremos de nuevo las denuncias de todos aquellos clientes de Banco Popular que acudieron a la ampliación asesorados por directores de oficina. No es la primera vez que sucede y, por desgracia, los hasta ayer “accionistas de Banco Popular” probablemente pasen a llamarse en un futuro “afectados de Banco Popular”.

Por mi parte doy por cerrado este nuevo capítulo “negro” en la bolsa española con la esperanza de que, el trabajo realizado durante estos años, haya servido a los inversores, que tienen a bien visitar este blog, a no estar en este tipo de valores e incluso si estaban invertidos a salir a tiempo de este nuevo desastre bancario en el mercado español.

 

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes 
e instrumentos mencionados a través del compartimento 
del fondo de inversión GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.
Publicidad

4 responses to “Se consuma el desastre para los accionistas del Banco Popular

  1. Hola Ricardo, y para los que tienen posiciones cortas en ese valor que es lo que suele suceder??
    Por lo pronto si no te cierran posicion supongo que el broker seguira cobrando comisiones.
    Y las ganancias/perdidas acumuladas hasta ese momento???
    Un saludo

    1. Buenas tardes Juan.
      Pues tienen un problema, puede pasar que al estar la cotización suspendida no puedan recuperar el saldo de esa posición corta al no estar abierta a negociación. Es un tema delicado que es mejor tratar directamente con el broker.
      Es por ello que las posiciones bajistas son aconsejables que se realicen sobre índices/sectores en lugar de sobre valores individuales. HAciendolo sobre índices/sectores reduces muchísimo el riesgo de poder quedarte sin contrapartida al estar conformados por diferentes valores.
      Un saludo.

  2. Visto como se ha desarrollado todo ya sólo cabe preguntarse si es España un país con suficiente seguridad jurídica para invertir.

    1. Gracias por compartir tu opinión Segundo.
      Efectivamente un nuevo capítulo negro que pasa a la historia en el mercado de valores español. Importante no olvidarlo porque por desgracia no es la primera ni la última vez que pasará.
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *