Publicidad

No todo es tan bonito en la subida del Nikkei

En las últimas semanas estamos viendo un fuerte repunte del Nikkei que ha llamado la atención de medios de comunicación y analistas de todo el mundo. A medio plazo, mi opinión sobre este índice sigue siendo exactamente la misma que la que mostraba hace algunas semanas en este mismo blog.

No obstante, sí que quería aprovechar este repunte del Nikkei para explicar gráficamente algo que debemos tener muy en cuenta a la hora de invertir en países fuera de la Eurozona: el efecto divisa.

Hacer clic para agrandar la imagen.

Es cierto que ha iniciado un tramo al alza que llama mucho la atención (a pesar de su debilidad), esto lo vemos en la línea negra superior del gráfico que refleja el precio del Nikkei al contado hasta el cierre de la semana pasada en los 9777 puntos.
Sin embargo, a la vez que el Nikkei está subiendo, el yen está bajando, por lo que el efecto real para todo inversor posicionado en este mercado dentro de la Zona Euro será el que se ve en la parte inferior: ¡está perdiendo dinero!
Hay que tener mucha precaución a la hora de invertir sobre acciones que cotizan en divisas diferentes a las que solemos usar en nuestra área económica (en nuestro caso el euro), ya que la relación de cambio de divisa existente entre nuestra moneda y la del país en el que invertimos se añade a la ecuación, generando una nueva variable que influirá en nuestra pérdida o ganancia final a la hora de invertir en otros países. Esto es lo que se conoce como “efecto divisa”.

Una forma de diluir este efecto divisa es mediante el uso de CFDs. Los CFDs son un producto que replica a diferentes activos (entre ellos las acciones) y que nos expone a la divisa única y exclusivamente en la ganancia o pérdida de la operación.

Veamos un ejemplo en el que realizaremos exactamente la misma operación con acciones y con CFDs. De esta forma entenderéis más fácilmente la diferencia existente en este sentido y la gran ventaja que suponen los CFDs para evitar el efecto divisa.
Comprando acciones
Con esta operación realizada con acciones al contado, tenemos ahora mismo una exposición al riesgo divisa de 11000$, o lo que es lo mismo, nuestras acciones valen 8329€. Imaginad que mientras tenemos estos dólares en la operación, el dólar se devalúa un 2,5% frente al euro. Como es lógico, nuestros dólares pierden valor, y nuestros 8329€ pasan a ser 8120€, perdiendo así 208€ de nuestra cuenta por el “puñetero” efecto divisa.
Comprando CFDs

Compramos 1.000 CFDs de Info Corp a 10$. Para realizar esta operación nuestro bróker nos va a pedir un 10% en concepto de garantía, por lo que el restante lo podemos destinar a depósitos o renta fija que nos devuelva intereses. Mientras el precio no se mueva de los 10$ no tendremos ni un solo dólar en nuestra cuenta, pero como ya sabéis, dos semanas después Info Corp ha subido un 10% con respecto a nuestro precio de compra, por lo que ahora mismo tenemos 1000 acciones de Info Corp a 11$, lo que es beneficio total de 1000$. A diferencia de las acciones, en los CFDs los únicos dólares que tendremos en nuestra cuenta serán esos 1000$ que llevamos de beneficio, y no los 11000$ que tendríamos en acciones, porque en los CFD’s no se tiene la propiedad del título en sí, sino que ganamos o perdemos por la diferencia de la cotización con respecto al precio de compra.

Así pues, poniendo el mismo ejemplo que en las acciones, nosotros en nuestra cuenta de CFDs tenemos 1000$ de beneficio, lo que es un total de 757€. Al igual que con las acciones, mientras tenemos estos dólares en la operación, el dólar se devalúa un 2,5% frente al euro. Como es lógico, nuestros dólares pierden valor, y nuestros 757€ pasan a convertirse en 738€, perdiendo así sólo 19€, lo que es una diferencia substancial con respecto a los 208€ que perdíamos con la misma operación realizada en acciones.

Aunque pueda parecer en un principio algo complejo operar con CFDs, creerme si os digo que la forma de ejecutar las operaciones y todos los detalles que la envuelven es exactamente igual que con las acciones y, entre otras muchas, tiene la ventaja de la baja exposición al efecto divisa.

Muchos teméis el efecto apalancamiento de estos productos, y no os falta razón, pero la solución es tan fácil como no apalancarse. El apalancarse o no es algo voluntario, no obligatorio, por lo que si somos responsables y tenemos pensado comprar 1000 acciones de Info corp, para llevarla a cabo con CFDs tendremos que comprar exactamente la misma cantidad, es decir 1000 CFDs, y nuestra inversión sería exactamente la misma que con acciones pero con un riesgo divisa controlado.

Esta es la forma con la que personalmente evito el efecto divisa, y como veis es bastante cómoda y sencilla de llevar a cabo.

Artículo extraído de EsBolsa.com

Publicidad

7 responses to “No todo es tan bonito en la subida del Nikkei

  1. Hola Ricardo,

    Totalmente de acuerdo. A veces no se tienen en cuenta estos factores pero a la larga pueden suponer bastante diferencia en la rentabilidad obtenida.

    Por cierto, muy buen ejemplo del uso que se puede hacer de los CFDs.

    Saludos

  2. Gracias Ricardo. Nunca me había parado a pensar los beneficios que tienen los cfds amortiguando el efecto divisa. De hecho estaba pensando en coberturas y veo que de esta manera el capital a cubrir se reduce exponencialmente.

    Gracias

    1. Para Javi
      Gracias por participar.
      Estos instrumentos, al igual que muchos otros, usándolos con sentido común tienen ventajas realmente interesantes.
      Un saludo!

      Para Miguel

      Me alegro de ver que el artículo resulta de utilidad, esa es la finalidad 😉
      Saludos!

  3. Buenas Ricardo!
    creo que mi broker no permite invertir en renta fija, sabes de alguno que se pueda?
    o sino habría que hacerse algun deposito tipo ING?

    gracias y un saludo!

  4. Buenas tardes Giorgi.
    Yo estoy largo en algún ETF de bonos…no se si es esto a lo que te refieres.
    En mi caso, empleo Dif Broker.
    Si quieres más info, llamales y diles que vas de parte de EsBolsa. Que te informen bien, que para eso están 🙂
    Un saludo!

  5. Hola Ricardo, me referia a la posibilidad d invertir en renta variable y n fija (por ejemplo un deposito a plazo fijo) desde la mis cuenta broker, y no tener q andr con diferentes cuentas para una cosa y otra… No se si me explico
    Gracias y un saludo!

    1. Hola de nuevo Giorgi.
      Creo que GVC Gaesco tiene lo que buscas, no obstante, a día de hoy no hace falta intermediario para comprar bonos gubernamentales, por ejemplo, el tesoro público nacional vende bonos españoles a particulares desde su web.
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *