Publicidad

El S&P 500 sigue de cerca su patrón histórico de un año preelectoral

El próximo año 2020 los ciudadanos estadounidenses tienen una nueva cita electoral en las que serán las quincuagésimo novenas elecciones presidenciales de EEUU.

Este evento político, aunque a simple vista no lo parezca, tiene su repercusión en los mercados de valores, ya que históricamente a medida que se han ido acercando las elecciones, los presidentes al frente de la Casa Blanca han mostrado una mayor fijación en los mercados de valores y en la economía. Esta circunstancia se refleja en lo que se conoce como “patrón del ciclo presidencial”.

El ciclo presidencial está basado en la humana tendencia presidencial de apretar el acelerador cuando se acercan elecciones, como los estudiantes que no hincan los codos hasta que se aproximan los exámenes.

Esta circunstancia se refleja en el siguiente gráfico que muestra el rendimiento promedio del mercado de valores estadounidense, desde el año 1900, en cada uno de los 4 ejercicios que conforman un mandato. El año 1 de la gráfica se corresponde con el primer año de mandato, mientras que el año 4 se corresponde con el año electoral.

Para la economía y las bolsas, resulta evidente que los mejores años de cada mandato son el tercero y el cuarto, mientras que el primero y segundo son los más mediocres. Cabe resaltar que esto se produce con independencia del color político, y confirma el hecho de que el partido en el poder de EEUU toma las decisiones económicas más “difíciles” en los primeros años del ciclo presidencial, para luego hacer todo lo que está a su alcance para estimular la economía durante los últimos años, con el fin de aumentar las probabilidades de reelección.

Con un presidente de EEUU como Donald Trump, que vive permanentemente atento de la evolución de los mercados de valores desde que iniciase su mandato, este patrón presidencial que refleja la voluntad histórica por parte de los gobernantes para que los mercados “respalden” su candidatura, es un aspecto para no perder de vista.

Es por ello que he preparado la siguiente gráfica, que refleja el comportamiento promedio del S&P 500 en los años preelectorales durante la era moderna (recordemos que el próximo 2020 es año electoral en EEUU, por lo que este 2019 es un año preelectoral) y lo compara con el comportamiento del mercado en este 2019 (línea roja).

 

Hay varios puntos interesantes.

Como vemos, los años preelectorales suelen caracterizarse por registrar ascensos en los primeros compases del ejercicio. Estas alzas iniciales son seguidas por un periodo más lateral durante los meses de verano y principios de otoño, para más tarde registrar un final de ejercicio fuerte. Por lo que estamos viendo hasta el momento, en este 2019 el rumbo de este ejercicio preelectoral está siguiendo un patrón muy similar al de su promedio histórico.

Si nos fijamos en los detalles, también hay más datos interesantes. Los años preelectorales suelen tener 3 episodios de consolidación a lo largo del ejercicio. El primero de ellos suele darse durante el mes de mayo, el segundo en la parte intermedia del verano y el tercero al inicio del otoño.

Este 2019 el mercado también está siguiendo este patrón de descansos característicos de los años preelectorales. El primero de ellos (primavera), fue algo más largo que la media, pero tuvo su inicio en las mismas fechas que el periodo histórico. El segundo episodio de descanso que suele darse en la parte intermedia del verano tuvo lugar en fechas muy similares al promedio. Por último, el tercer episodio de retrocesos en este ejercicio 2019 ha empezado unas pocas jornadas antes que la media, pero de nuevo, vuelve a entrar dentro de los registros naturales para estas fechas del año acorde a los años preelectorales.

Como siempre os comento en este tipo de estudios, cabe recordar los patrones estacionales son útiles para ofrecer una visión orientadora (que no operativa) de los mercados. La estacionalidad nos permite conocer cómo ha reaccionado el mercado ante situaciones similares, pero, a la hora de operar, lo importante siempre serán los aspectos técnicos que muestren tanto los mercados, como los sectores y los valores.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes 
e instrumentos mencionados a través del compartimento 
del fondo de inversión GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.