Publicidad

El resultado de una década de invierno

Mucho hemos hablado, en este blog, acerca de la situación de los mercados a largo plazo. Creo que ha quedado bien argumentada mi postura sobre la renta variable y todos los componentes de la misma.

En la breve entrada de hoy, vamos a ver lo que ha dado de sí, hasta el momento, este invierno de Kondrátiev. Recordemos que esta fase del ciclo tuvo su inicio en el año 2000 y, según su autor, las estrategias a tomar en este ciclo son la compra de oro, bonos, (después de la contracción del crédito), y la liquidez.

El gráfico, que veremos a continuación, muestra la revalorización de cada subyacente desde enero del año 2000 hasta hoy.

Está claro que el gran ganador está siendo el oro, tal y como dicen los “mandamientos” del ciclo invernal Kondrátiev . La revalorización, desde el inicio del nuevo milenio, ha sido espectacular, superando el 300%, el oro sigue siendo un activo refugio, y en épocas de dudas el dinero fluye hacia él.

Tras el oro aparecen los bonos, que si bien no han subido tanto como el oro, hay que tener en cuenta lo que comenta Nikolái en su ensayo “Los grandes ciclos de la vida económica”, los bonos empiezan su escalada fuerte tras la contracción del crédito.

En la actualidad, sólo hay que echar un vistazo al gráfico de los bonos para ver que, tras empezar los problemas con las entidades crediticeas, el bono se dispara.

Hay que tener en cuenta este detalle, si miramos el gráfico desde el año 2000, parece que los bonos apenas sean ganadores de ciclo, pero el verdadero momento para los bonos empezó en 2008, tras la restricción crediticia. Por esto, y por el respaldo del análisis técnico, sigo recomendando los bonos como activo inversor.

En lo que se refiere a las acciones, el sufrimiento que les conlleva un ciclo tan duro como este, es evidente. Si hubiésemos comprado todas las acciones que componen el índice S&P500 en el año 2000, en la actualidad, habríamos perdido más de un 26%. Han habido dos crash bursátiles desde entonces, (puntocom y subprime), y no podemos descartar otro crash antes de que empiece a florecer la primavera de  Kondrátiev.

Como siempre, el análisis técnico de medio plazo será nuestro aliado para combatir estos difíciles momentos, siguiendo la tendencia lograremos hacer dinero, pero siempre teniendo en cuenta la situación global, y sin esperar amasar grandes fortunas en “cortos” espacios de tiempo. La paciencia será vital en los próximos años, el que entienda esto, estará listo para tiempos mejores, y el que no, muy probablemente se quedará en el camino.

El índice Reuters/Jefferies CRB y el dollar index también los he incluido en la gráfica. Las conclusiones de largo plazo, que podamos sacar de ellos, no son tan claras como las anteriores, pero si que podemos decir que el índice CRB de las materias primas logra mantenerse con un +31,25%, mientras el dólar ha perdido más de un 17% de su valor con respecto a otras divisas. Está claro que, mediante el dólar, están tratando de ayudar a la revalorización de las materias primas para evitar la temida deflación.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *