Publicidad

El dólar sigue fortaleciéndose y muy probablemente se mueva a gran velocidad

Uno de los aspectos técnicos que considero más interesantes actualmente tiene su epicentro en el Dólar estadounidense. Es por ello que hoy vamos a detenernos en el gráfico del Dollar Index.

Recordar, por si alguien se incorpora de nuevo y no lo sabe, que el aspecto del dólar, de forma individual, se ha de analizar mediante el Dollar Index. Este es un índice que mide el valor del dólar estadounidense con relación a una cesta de monedas y esto nos permite tener una visión general de la fortaleza del dólar con respecto a un conjunto de divisas extranjeras.

Actualmente, el Dollar Index se calcula por una media geométrica ponderada del valor del dólar en comparación con:

  • Euro (EUR), 57.6%
  • Yen japonés (JPY), 13.6%
  • Libra esterlina (GBP), 11.9%
  • Dólar canadiense (CAD), 9.1%
  • Corona sueca (SEK), 4.2%
  • Franco suizo (CHF) 3.6%

Tal y como explico en mi libro el código de Wall Street, las divisas son un producto peculiar y su fuerza se mide por el comportamiento de su MM30. Una tendencia alcista en un índice divisa es sinónimo de una divisa fuerte, mientras que una MM30 bajista en un índice divisa indica debilidad en la divisa analizada. Por esta razón he eliminado el RScMansfield del gráfico, las divisas son un producto diferente a las bolsas de valores, usar el RScMansfield en estos análisis sería como comparar peras con manzanas.

A continuación podéis ver el gráfico del dólar (recuerda que puedes acceder al gráfico interactivo desde esBolsa.com):

Durante gran parte de 2017 y hasta abril de 2018 el promedio móvil de 30 semanas del índice del dólar era descendente, lo que indicaba que la divisa norteamericana tendía a depreciarse. En episodios bajistas, el promedio móvil de 30 semanas tiende a actuar como resistencia sobre el precio ( flechas rojas).

El escenario bajista para el billete verde cambió en abril de 2018. Desde esa fecha el promedio móvil de 30 semanas tiene una pendiente ascendente, lo que indica que el dólar tiende a apreciarse frente al resto de divisas mundiales (acumula avances del 8% desde entonces).

Al igual que en entornos bajistas el promedio móvil de 30 semanas tiene una influencia bajista sobre el precio, en entornos alcistas para el dólar como el actual, el promedio móvil de 30 semanas tiende a actuar como soporte dinámico sobre el precio (flechas verdes). Y es ahí justo donde ahora mismo tenemos al precio, realizando un nuevo apoyo en la media móvil de 30 semanas.

Este apoyo del dólar coincide con una alerta de movimiento violento del indicador Atlas. Recordemos que, si la tendencia es alcista y el Atlas está encendido, lo más probable es que el movimiento se produzca al alza. En cambio, si la tendencia es bajista y el Atlas está encendido (como ya sucedió a finales de 2017), lo más probable es que el movimiento se produzca a la baja.

Teniendo en cuenta el sesgo alcista del promedio móvil de 30 semanas que actualmente sostiene el dólar, lo más probable es que el movimiento adelantado por el indicador Atlas se produzca al alza. Tan solo un giro a la baja del promedio móvil de 30 semanas abriría la posibilidad de ver depreciaciones en el dólar, pero con los datos disponibles actualmente y el sesgo alcista de la MM30, todo indica que el billete verde tiene más probabilidades de apreciarse que de depreciarse en las próximas semanas, especialmente si es capaz de superar sus máximos del pasado mes de diciembre.

Obviamente esta fortaleza internacional del Dólar, tiene sus repercusiones en los principales pares de divisa. Veamos por ejemplo el Euro/Dólar.

Como se puede observar desde el mes de mayo de 2018 la tendencia del EUR/USD es claramente bajista. Es decir, a medio plazo el euro tiende a perder valor con respecto al dólar, o lo que es lo mismo, el dólar tiende a apreciarse con respecto al euro (lo cuál es lógico dada la fortaleza del dólar que vimos anteriormente).

Desde el pasado mes de noviembre el principal par de divisas internacional se ha estado moviendo en un rango muy estrecho que parece estar cerca de resolverse. La tendencia bajista del par indica que lo más probable es que el movimiento siga dirigiéndose hacia los descensos y la señal Atlas indica que muy probablemente este movimiento se produzca a gran velocidad.

La pérdida de los entornos de los 1,12 confirmaría esta pérdida de soportes y la continuidad de la tendencia bajista establecida desde el pasado mes de mayo.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes e instrumentos 
mencionados a través del compartimento del fondo de inversión 
GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.