Publicidad

El Deutsche Bank cede de nuevo ante su resistencia dinámica

Desde hace tiempo, vengo explicando por aquí los motivos que están llevando a la banca europea a ser uno de los sectores que más está perjudicando los intereses de sus accionistas. Una debilidad que es un auténtico lastre para países como España con mercados muy bancarizados.

Hoy me gustaría detenerme en uno de los gigantes del sector como es el Deutsche Bank.

Esta semana hemos sabido que el gigante bancario alemán va a llevar a cabo un recorte de 18.000 puestos de trabajo dentro del mayor plan de reestructuración de su historia, lo cuál supondrá reducir a su mínima expresión su negocio de banca de inversión.

En la sesión del lunes vimos como el mercado valoró en los primeros compases de la sesión de forma positiva esta noticia ya que el Deutsche Bank abrió con subidas del 4%, ahora bien, a medida que pasaban las horas se esfumaron los números verdes y los retrocesos volvieron a apoderarse con fuerza del valor.

Como siempre, aunque la atención mediática se centra en los sucesos de corto plazo, lo cierto es que si cogemos perspectiva resulta evidente que la situación del Deutsche Bank es dramática.

Los accionistas de esta compañía han visto que su inversión se ha depreciado más de un 90% desde el estallido de la crisis financiera. No estamos hablando de ningún chicharro, hablamos de un gigante de la banca con una capitalización de más de 13 mil millones de euros.

Si hay algo en lo que hago mucho hincapié es en que jamás debemos de aferrarnos a valores que sean bajistas, y Deutsche Bank lo es… ¡y vaya que sí lo es!

La debilidad es crónica en el gigante bancario alemán, de hecho, ahora mismo es uno de los valores más débiles del mercado germano. Esta debilidad, unida al claro sesgo bajista del valor, está llevándose por delante las inversiones de aquellos accionistas que siguen cometiendo el error de aferrarse a un valor bajista.

Hay otro aspecto técnico digno de mención: La influencia que suele tener el promedio móvil de 30 semanas sobre el precio.

Como sabéis, en nuestro método utilizamos el promedio móvil de 30 semanas para saber la tendencia de un activo analizado. Si el promedio móvil de 30 semanas es alcista, consideramos que el activo analizado tiende a apreciarse, mientras que si el promedio móvil de 30 semanas es bajista, consideramos que el activo analizado tiende a depreciarse (tal y como sucede ahora mismo con el Deutsche Bank).

Además, el promedio móvil de 30 semanas también tiende a tener un efecto de control sobre los precios. Cuando la media tiene pendiente bajista, en muchas ocasiones esta tiende a actuar como resistencia dinámica sobre el precio, de igual forma que cuando la media es alcista en muchas ocasiones tiende a actuar como soporte dinámico.

La evolución de la cotización del Deutsche Bank durante los últimos meses es un buen ejemplo de este efecto de la media sobre el precio. Desde hace más de un año, cada vez que el precio ha impactado contra su promedio móvil de 30 semanas en tendencia bajista, el precio ha reanudado sus descensos. Ahora mismo tenemos de nuevo al Deutsche Bank en la zona de control que esta media ejerce sobre la cotización.

Volviendo a la situación de los accionistas del gigante germano de la banca, tal y como comenté anteriormente, desde el estallido de la crisis financiera el valor ha perdido más de un 90% de su valor, esto significa que los inversores que estén aferrados a este gigante de las finanzas desde hace años necesitarán ganar un 1.000% para recuperar su inversión (ya no hablamos de ganar). Este es el gran peligro de mantener en cartera valores bajistas, van causando socavones irreversibles en las carteras de los inversores que difícilmente van a recuperarse.

¡Jamás debemos mantener en cartera valores cuyo aspecto sea bajista! Da igual como se llame un valor, si su gráfico es bajista significa que está depreciándose y por lo tanto ¡nos está haciendo perder dinero!

No estamos en el mercado para “presumir” de valores por su nombre, sino por su buen comportamiento, y mantener un valor en tendencia bajista es lo peor que podemos hacer en este negocio, se llame Deutsche Bank o se llame como se llame, no sólo porque nos está haciendo perder dinero, sino porque encima el dinero que tenemos atrapado en este tipo de valores podría estar en otras compañías que sí generasen ganancias. Esto es lo que financieramente se conoce como “coste de oportunidad”.

Tal y como explico tanto en el curso on-line para inversores de esBolsa.com como en mi libro “El Código de Wall Street” si queremos sacar partido de forma recurrente de los mercados debemos huir de este tipo de valores perdedores y centrarnos únicamente en invertir en aquellos valores que además de subir lo hacen a un ritmo superior que la media.

Si invertimos en valores que tienden a apreciarse tendremos muchas más probabilidades de sacar partido del mercado que si estamos en valores que tienden a depreciarse. A día de hoy, Deutsche Bank es un valor que, más allá de rebotes puntuales de corto plazo, hace perder dinero. Nunca olvidéis que estar invertidos en este tipo de valores tiende a generar muchos más disgustos (muchas veces irreversibles) que alegrías.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes e instrumentos 
mencionados a través del compartimento del fondo de inversión 
GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.