Publicidad

Cuidado con la renta variable europea

Creo que a estas alturas no queda ningún lector de este portal sin saber que las bolsas europeas muestran un más que preocupante aspecto de medio plazo. 

Cuando nos encontramos en momentos cíclicos que podrían ser un claro punto de inflexión, me gusta coger mucha perspectiva y, para ello, nada mejor que revisar el aspecto de diferentes índices en escala mensual. Esto permite hacerme una idea de la tendencia de más largo plazo, alejándome lo máximo posible del ruido que azota los mercados en marcos temporales más pequeños.

En muchas ocasiones he insistido en la importancia de coger perspectiva y no dejarnos influenciar por el ruido diario que hay en los mercados. La inmensa mayoría de operadores cuando hay fuertes movimientos como los de las últimas semanas se obsesionan en buscar referencias en marcos temporales cortos. Esto es un error, ya que lo único que se consigue es sumergirse en el caos y la aleatoriedad. Para mí, alejar la mirada siempre ha resultado más clarificador sobre las situaciones que acercarme en exceso, especialmente en momentos de nerviosismo.

Ahora que octubre ha llegado a su fin y con un cierre mensual totalmente consolidado, vamos a revisar el gráfico mensual del EuroStoxx 50 (promedio de referencia en Europa) con una media de 30 meses que nos ayude a distinguir la tendencia de largo plazo del índice.

Hay dos cosas que deberían preocupar a los bolsistas europeos. La primera de ellas es que el promedio móvil de 30 meses ha perdido su sesgo alcista y ha empezado a operar con retrocesos. Esta situación suele darse con un alto grado de probabilidad a medida que se consolidan épocas desfavorables para el índice.

El segundo aspecto preocupante es que la señal Atlas en escala mensual está encendida en la referencia europea. Recordemos que este indicador nos advierte sobre los activos que esperan un movimiento violento próximamente.

Este indicador no está diseñado para informar sobre la dirección que va a tomar la cotización, tan sólo advierte de que un movimiento fuerte se avecina en la cotización, por lo que debe de ser utilizado junto a otros indicadores que nos informen de hacia dónde es más probable (no confundir probabilidad con seguridad) la dirección de dicho movimiento.

Dado que como vimos anteriormente el sesgo a largo plazo del EuroStoxx 50 empieza a tomar un rumbo negativo, unido al hecho de que probablemente estemos cerca de un cambio cíclico del mercado, en mi opinión, el desenlace de esta situación en el viejo continente tiene más probabilidades de producirse a la baja que al alza.

La última vez que estas dos circunstancias (Atlas encendido y sesgo bajista de largo plazo) coincidieron en el viejo continente fue en verano de 2011 desencadenando retrocesos del 25% en el EuroStoxx 50 durante los meses siguientes y probablemente la situación no fue a más porque el ciclo en aquel entonces era claramente alcista a nivel global.

Recordemos que en aquel entonces existieron fuertes temores de contagio de la crisis de deuda soberana europea a España e Italia, así como a las preocupaciones sobre la calificación crediticia de Francia. A esta crisis de deuda soberana europea se sumó que al otro lado del Atlántico Standard and Poor’s rebajó la calificación crediticia de la deuda soberana de EE. UU.

No sabemos que está por venir en Europa ni en el mundo, ya que no tenemos una bola de cristal, pero no debemos perder de vista que un sesgo bajista de largo plazo unido a una señal Atlas encendida en escala mensual aumenta desde un punto de vista estrictamente técnico las probabilidades de disgustos.

Operativamente hablando es algo que no nos afecta en exceso, ya que, como sabéis, nuestro método nos mantiene alejados de Europa desde hace meses por su debilidad y, a nivel global, nuestra exposición es reducida (y se reducirá más) si la situación finalmente se sigue complicando en los próximos meses.

Recuerda que toda la metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes e instrumentos 
mencionados a través del compartimento del fondo de inversión 
GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.
Publicidad

4 responses to “Cuidado con la renta variable europea

  1. Un análisis muy interesante, q me lleva a pensar q se aproxima la época de empezar a buscar cortos, al menos en Europa.
    Feliz día de todos los santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.