Publicidad

2800 puntos: Otro punto de control para el S&P 500

Con subidas de dos dígitos en los poco más de dos meses que llevamos de ejercicio, no cabe ninguna duda de que en este inicio de 2019 el mercado se ha movido a una velocidad superior a lo habitual.

Tras ver un movimiento de esta magnitud en un momento cíclico tan importante, es imposible que no nos vega a la mente la tendencia que tienen los bancos centrales a intervenir los mercados en momentos delicados (ya hemos hablado aquí de “la última bala de la Reserva Federal” en alguna ocasión), así como la fijación e intervencionismo que muestra Donald Trump en las cotizaciones.

No obstante, como siempre os digo, las razones detrás de los movimientos importan bien poco. Lo que prevalece siempre es lo que diga el sistema. En este aspecto la hoja de ruta a seguir es clara desde hace meses, donde solo una superación de máximos por parte la línea avance/descenso haría que reanudásemos las compras en el mercado de valores. Mientras eso no suceda, la operativa sigue en modo cautela con altos grados de liquidez en las carteras dado el elevado riesgo de que estemos en los compases iniciales de un cambio de ciclo.

Mientras esperamos a ver si finalmente la línea avance/descenso es capaz (o no) de superar máximos, es inevitable que muchos de vosotros me preguntéis por la situación técnica del índice rector y esto es lo que haremos en este artículo.

Desde un punto de vista estrictamente técnico es imposible dejar pasar por alto que los 2800 puntos no son un nivel cualquiera.

En primer lugar es importante resaltar que, en el mejor de los casos, el mercado americano se ha estado moviendo lateral en el último año. En los últimos 5 meses los movimientos se han producido a mayor velocidad que en los meses previos en ambas direcciones (evidente aumento de la volatilidad), pero, al fin y al cabo, cogiendo perspectiva, el movimiento lateral generado por los vaivenes resulta evidente.

Dentro de este proceso lateral, los 2800 puntos del S&P 500 fueron una resistencia los pasados meses de marzo, junio, noviembre y diciembre de 2018 (flechas rojas). Esta semana el S&P 500 ha impactado en esta zona de control de nuevo.

Así pues, desde un punto de vista estrictamente técnico, lo más relevante son estos tres aspectos, el movimiento lateral del último año con el creciente aumento de la volatilidad (en ambas direcciones) en los últimos meses y la evidente resistencia a la que se enfrenta el S&P 500.

Y esto me lleva a volver a hacer hincapié en algo que ya he comentado en varias ocasiones en los últimos meses: este es un entorno muy peligroso.

El inversor novel tenderá a pensar que el mercado actual genera la posibilidad de ganar mucho dinero en poco tiempo (olvidando que también puedes perderlo en poco tiempo), mientras que los intermediarios se frotan las manos sabiendo que el inversor que acude a este tipo de entornos genera muchas comisiones por su elevada operativa.

Mi opinión al respecto ya la conocéis. En rangos laterales, con movimientos tan repentinos y breves, no ganan dinero ni alcistas ni bajistas, y si a esta lateralidad le sumamos la alta volatilidad de los movimientos (tanto al alza como a la baja), tenemos un cóctel emocional que incita a los inversores a operar un mercado en el que es más fácil salir perdedores que ganadores.

Sin tendencia, no hay dinero y operar movimientos tan rápidos en el que de la noche a la mañana la situación da giros de 180 grados hace que los inversores (que nunca comprarán en mínimos ni venderán en máximos) sufran un coste alto, tanto económico como emocional.

El dinero en los mercados se hace en grandes tendencias, no en movimientos menores. Esto es algo que se aprende con la experiencia y entiendo que haya participantes en el mercado que deban cometer el error de dejarse llevar por las emociones generadas por este tipo de entornos atendenciales y volátiles para aprender una de esas lecciones para las que el mercado es el mejor maestro.

Por mi parte, la hoja de ruta a seguir sigue siendo clara, es más aburrida que jugar a cazar techos y suelos, pero históricamente y con vistas al medio/largo plazo ha resultado ser más rentable. Mi atención sigue fijada en la línea avance/descenso. Si la amplitud supera máximos, volveré a comprar acciones porque lo más probable será que el ciclo alcista prosiga, mientras que, si no lo hace, el ciclo bajista seguirá estando presente por lo que el sistema mantendrá la postura de cautela iniciada el pasado mes de septiembre.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes 
e instrumentos mencionados a través del compartimento 
del fondo de inversión GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.
Publicidad

2 responses to “2800 puntos: Otro punto de control para el S&P 500

  1. Hola Ricardo,
    Hoy por ejemplo el Russell 2000 está cayendo mucho más que el SP500, Nasdaq y DJI. (-2% vs -0,6% +/-)
    En este tipo de caídas en que el Russell tiene más empresas en su índice que por ejemplo de Dow Jones (2000 vs 30)
    ¿”Le afecta” más a la línea avance descenso este tipo de caídas que no al revés?
    (Tengo entendido que en la A/D, todas las empresas tienen “el mismo valor”).
    Gracias. Saludos

    1. Buenos días Juan.
      Efectivamente el Russell 2000 es más representativo que el Dow Jones por lo que indicas del número de componentes. Ahora bien, el Russell 2000 también es un índice ponderado (de hecho su mayor ponderación corresponde a empresas financieras) por lo que no bajo ningún concepto es sustituto de la línea avance/descenso. Podría darse el caso de que los valores que más ponderen en el Russell 2000 suban, pero que la mayoría de valores del índice caigan. Es más complicado que en otros índices porque aquí hay más empresas pequeñas, pero también se puede dar.
      Por ello, la línea avance/descenso es el mejor indicador de amplitud por tener todos los componentes el mismo peso, no existe ningún indice que lo sustituya.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.