Publicidad

Un repaso al S & P 500 Total Return Index

NYSE-900x900[1]Hoy jueves es el último día de cotización de mayo. Con cinco meses transcurridos en este 2018, el S & P 500 ha subido un 1,89% en lo que llevamos de año. Si sumamos los dividendos brutos que han repartido las compañías que lo componen, el índice ha subido un 3,09%.

Me gustaría aprovechar el artículo de hoy para compartir con vosotros una mirada de largo plazo al índice S & P 500 Total Return.

A diferencia del S&P 500 habitual, el índice Total Return incorpora los dividendos brutos repartidos por las compañías que lo componen y que se distribuyen a sus accionistas. Es importante recalcar que se tratan de dividendos brutos, ya que el accionista no llega percibir los dividendos íntegros por razones tributarias tal y como expliqué en este artículo.

El gráfico que podréis ver a continuación representa el rendimiento total del S&P 500 (dividendos incluidos) en las últimas décadas.

Como vemos el S&P 500 ha sido capaz de recuperarse sin ningún género de dudas de los mercados bajistas de 2000 y 2007.

No obstante personalmente prefiero evitar (e incluso sacar tajada) los mercados bajistas optando por una gestión más activa, el rendimiento del buy & hold (comprar y mantener) está ahí, ahora bien, los años 2001 y 2002 junto a 2007/2009 los inversores debieron soportar socavones patrimoniales importantes y en mi opinión innecesarios.

En concreto en el año 2002 la racha de pérdidas del S&P 500 Total Return alcanzó el -47,23%. Entre 2007 y 2009 la racha de pérdidas fue incluso superior ya que el S&P 500 Total Return llegó a depreciarse un 55,07% de su valor. Esto significa que un inversor que tuviese invertidos 100.000$ en el índice a finales de 2007, en el inicio de 2009 dispondría de menos de 45.000$ (y esto sin restar los impuestos que habría tenido que pagar por los dividendos correspondientes y que no se descuentan del gráfico).

Tras esa gran racha de pérdidas ocasionada por el mercado bajista fruto de la crisis financiera entre 2007 y 2009, un inversor indexado a este índice no habría recuperado su inversión hasta bien entrado el año 2012. Es decir, el inversor “pasivo” habría estado más de 5 años en pérdidas. Si tenemos en cuenta el efecto que la inflación tiene en el poder adquisitivo, hasta el año 2014 (7 años después) el inversor no habría sido capaz de recuperar el patrimonio invertido que tenía en la renta variable a finales de 2007.

Las diferencias entre la gestión activa (por la que yo opto) y pasiva, se decantan a favor de la primera precisamente en los mercados bajistas, ya que mientras los inversores pasivos pierden patrimonio durante esos años y tardan muchísimo en recuperarse (7 años en pérdidas se hacen muuuuuy largos), los inversores activos mantenemos o incluso incrementamos el patrimonio en ciclos bajistas, lo que nos permite partir con ventaja de cara a un nuevo mercado alcista.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes 
e instrumentos mencionados a través del compartimento 
del fondo de inversión GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.