Publicidad

Thomas Peterffy: El padre del trading algorítmico

Nació en Budapest en 1944 durante un bombardeo ruso en un sótano del hospital.  En la década de 1950 un amigo fue a Austria y trajo un paquete de chicles Juicy Fruit. Peterffy se lo compró y rompió los palos de goma en pedazos más pequeños y los vendió entre los demás niños del colegio sacando una buena ganancia. Al director de su escuela no le hizo gracia. “¿Dónde está tu conciencia comunista?” le preguntó el director.

Evidentemente, en estas condiciones, abandonó sus estudios de ingeniería y emigró como refugiado a los Estados Unidos en 1965 para escapar del comunismo. Cuando llegó a Nueva York no hablaba inglés.

Peterffy comenzó su carrera en los Estados Unidos como un dibujante arquitectónico trabajando en proyectos de carreteras para una empresa de ingeniería. En esta empresa se presentó como voluntario para programar un ordenador recién comprado, esto fue determinante para el curso de su futuro. Peterffy descubrió la manera de usar los ordenadores para calcular los algoritmos de los instrumentos financieros llamados opciones cuando estaban sobrevalorados o infravalorados. Pero tenía un problema: era 1977 y la gente no usaba los ordenadores para comprar y vender opciones. Todavía en las bolsas se operaba en los patios de cambio, agitando los brazos y gritando a hacer las negociaciones.

Peterffy trató de llevar carpetas de documentos impresos del ordenador a esos patios financieros para guiar sus compras y ventas. Pero esto era lento e ineficiente. Así que él y algunos ingenieros trataron de construir una especie de tablet (un prototipo de iPad) para poderlo llevar al parqué.

No fue sino hasta 1987 que Peterffy fue capaz de sacar a la gente del bucle por completo: con primera bolsa electrónica del mundo, el terminal NASDAQ, los inversores podían teclear órdenes directamente en un ordenador.

Pero Peterffy no quería escribir las órdenes. Él y sus ingenieros hackearon el terminal NASDAQ y con un cable hasta su propio ordenador, negociaban automáticamente en función de algoritmos.

Un alto funcionario de NASDAQ vio el programa de instalación de Peterffy y le dijo que estaba rompiendo las reglas: todas las órdenes tenían que ser introducidas a través del teclado. Dio al grupo de Petterfy una semana para solucionar el problema.

A Peterffy y sus ingenieros se les ocurrió una solución. Ellos construyeron un robot con dedos de goma que escribía las entradas en el teclado cuando el Nasdaq cumplía los patrones que ellos habían programado y estudiado. Según cuentan, en los días más activos de mercado, el robot escribía tan rápido que sonaba como una ametralladora.

En la década de 1990, más de una década después de que Peterffy inventase el trading automático, las bolsas empezaron a dejar que la gente conectase sus ordenadores directamente en los mercados.

A día de hoy, el multimillonario Thomas Peterffy es quizás más conocido como el fundador y director de Interactive Brokers  y desempeñó un papel clave en la fundación de la Boston Options Exchange. La empresa que fundó, Interactive Brokers, realiza operaciones electrónicas a una escala impresionante. Forbes estima que su valor neto es ahora de más de 5 billones de dóalres. Peterffy dice que la automatización ha hecho cosas muy buenas para el mundo. Gracias a este tipo de trading comprar y vender acciones es mucho más barato para todos.

Actualmente Peterffy está a favor de una mayor regulación. El desafío está claro: la gente intentará encontrar formas de eludir las normas. Siempre hay alguien dispuesto a construir un robot que “escriba más rápido”.


Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *