Publicidad

Repasando la historia de las bolsas: Standard & Poor’s 500

Standard & Poors presentó su primer índice bursátil en 1923. Antes de 1957 su principal índice se actualizaba diariamente y contaba con 90 títulos en su estructura. A día de hoy, puede resultar curioso que se cite como un índice “diario”, pero debemos saber que en aquella época existían índices en base semanal como el Standard & Poors 423, cuyo resultado se actualizaba una vez a la semana según el desempeño de 423 empresas.

El S & P 500 tal y como lo conocemos actualmente no nacería hasta el 4 de marzo de 1957 siendo presidente de EE UU Dwight Eisenhower, el diario The Wall Street Journal informaba de la creación de un índice electrónico para los mercados. El titular fué: ‘Standard & Poor’s ofrecerá datos cada hora de 500 valores’, algo que como podéis imaginar era revolucionario para la época.

Aquel día, el S&P 500 daba sus primeros pasos en tiempo real, algo para lo que fue fundamental las aportaciones de IBM en el mundo de la computación. La intención de S&P era crear el índice de más interés para los inversores y 55 años después, podemos decir que lo han conseguido.

En la actualidad, el índice S&P representa casi el 75% de la capitalización del mercado de EE UU y para que una empresa se incluya en él debe tener un valor en el mercado que exceda los 4.000 millones de dólares, además de cumplir con unos estándares fijados por el grupo y que son evaluados por un comité de decisión. Las compañías que cotizan en el NYSE, la Bolsa de Nueva York y Nasdaq se eligen de tal forma que el conjunto del índice represente al conjunto de la actividad en EE UU.

Entre fusiones y quiebras, unas 1.000 compañías han entrado, salido y permanecido en este índice, que cuando comenzó daba mucho más peso a las materias primas que a la tecnología o el sector financiero como actualmente.

Desde Standard & Poor’s se afirma que este indicativo ha dejado huella en los mercados desde su lanzamiento ‘y se ha convertido en el sinónimo de la salud de la economía global, además de generar numerosos productos para la inversión’. En S&P estiman que casi 1,2 billones de dólares invertidos lo están directa o indirectamente relacionados con la evolución de este índice de empresas que ellos han elegido.

Muchos gestores fijan al S&P 500 como la referencia a batir para presentar unos rendimientos generosos a sus clientes.

Por otro lado, invertir en algunos de los títulos desde aquel día de marzo de hace 55 años habría sido extraordinariamente rentable en el caso de empresas como Altria. Una inversión de 1.000 dólares en esta empresa en 1957, entonces Philip Morris, se habría convertido en 8,5 millones hoy. Pepsico y su competidora Coca-Cola, Colgate Palmolive y Procter & Gamble son también algunas de las pocas empresas que han batido al propio índice.

El índice alcanzó su máximo histórico el pasado lunes 15 de agosto de 2016, situando su cota máxima en los 2193,81 puntos

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Los análisis aquí expuestos son opiniones estrictamente personales, no recomendaciones.

separador+(2)[1]

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *