Publicidad

Las 3 operaciones con divisas más impresionantes de la historia.

El mercado de divisas (forex) es el mayor mercado del mundo porque la divisa cambia de manos cada vez que las naciones negocian con bienes y servicios. El verdadero tamaño de las operaciones entre naciones ofrece oportunidades de arbitraje para los especuladores, porque los valores de las divisas fluctúan cada minuto. Normalmente, estos especuladores realizan muchas operaciones con escasos beneficios, pero en ocasiones asumen un gran riesgo por un beneficio enorme, o si las cosas van mal, una gran pérdida.

Cómo se llevan a cabo las operaciones
En primer lugar, es esencial entender cómo se genera el dinero en el mercado de divisas. Aunque algunos de las técnicas son familiares para los inversores bursátiles, las operaciones con divisas es un reino dentro de la inversión en sí mismo. Un agente que opere con divisas puede realizar una de cuatro apuestas sobre el valor futuro de una moneda:

  • corto cuando el agente considera que la divisa bajará respecto a otra moneda.
  • largo cuando el agente piensa que la divisa se apreciará respecto a otra moneda.
  • Además hay otras apuestas que tienen que ver con la medida en que fluctúa en cada dirección, y tienen los nombres provocativos de strangle (ahorcado) y straddle (jinete).

Cuando se ha decidido en qué apostar, hay muchas formas de hacerlo. Por ejemplo, si se quiere ir a corto con el dólar, la forma más sencilla sería contratar un préstamo en dólares que podrá devolver con descuentos a medida que la moneda se devalúa (asumiendo que tengas razón).

Esta operación resulta demasiado pequeña y lenta para los verdaderos agentes forex, que utilizan opciones de venta, opciones de compra u otras opciones y operaciones a plazo para desarrollar y apalancar sus posiciones. El apalancamiento tan grande que tienen estas inversiones da lugar a operaciones de millones, e incluso miles de millones de dólares con una inversión relativamente pequeña.

A veces parece que todo lo que está ocurriendo ahora es nuevo, pero nada más lejos de la realidad. Veamos las que seguramente sean las 3 operaciones con divisas más conocidas.

Nº 3: Andy Krieger frente al kiwi

En 1987, Andy Krieger, un agente de 32 años en Bankers Trust, estaba atento a las divisas que competían frente al dólar después de la del lunes negro. A medida que los inversores y empresas se apresuraban por deshacerse del dólar y comprar otras divisas que sufrieron menos con la crisis y que con bastante seguridad se sobrevalorarían, generando una buena oportunidad para el arbitraje. La divisa objetivo de Krieger era el dólar neozelandés, también conocido como el kiwi.

Utilizando las relativamente nuevas técnicas proporcionadas por las opciones, Krieger adoptó una posición corta frente al kiwi por valor de cientos de millones. De hecho, se dijo que sus órdenes de venta superaron la oferta de dinero de Nueva Zelanda. El kiwi cayó en picado a medida que la presión de la venta se combinaba con la falta de divisa en circulación. Las pérdidas oscilaron entre un 3% y un 5% al tiempo que Krieger ganaba millones.

Parte de la leyenda habla de un funcionario del gobierno neozelandés que llamó a los jefes de Krieger amenazando a Bankers Trust con sacar a Krieger del kiwi. Krieger dejó Bankers Trust más tarde para irse a trabajar para George Soros.

Nº 2: las dos apuestas de Stanley Druckenmiller

Stanley Druckenmiller ganó millones con dos apuestas a largo sobre la misma divisa cuando trabajaba en el fondo Quantum de George Soros como agente.

La primera apuesta de Druckenmiller tuvo lugar en el momento de la caída del muro de Berlín. Las dificultades observadas para la reunificación entre Alemania Occidental y Oriental deprimieron el marco alemán a un nivel extremo desde el punto de vista de Druckenmiller. Inicialmente hizo una apuesta multimillonaria sobre un futuro repunte hasta que Soros le dijo que aumentase la compra a 2 mil millones de marcos alemanes. Las cosas se desarrollaron según el plan y la posición a largo generó millones de dólares, contribuyendo a impulsar los rendimientos del fondo Quantum por encima del 60%.

Posiblemente, como consecuencia del éxito de su primera apuesta, Druckenmiller también hizo partícipe al marco alemán de la mayor operación de divisas de la historia. Algunos años después, mientras Soros estaba ocupado descomponiendo el Bank of England, Druckenmiller iba a largo en el mercado asumiendo que las consecuencias negativas de la apuesta de su jefe harían caer a la libra británica frente al marco. Druckenmiller estaba seguro de que él y Soros tenían razón y lo demostró comprando acciones británicas. Creía que Gran Bretaña tendría que rebajar los tipos de los préstamos, estimulando con ello los negocios, y que la libra más barata daría lugar a más exportaciones respecto a sus rivales europeos.

Siguiendo este mismo pensamiento, Druckenmiller compró bonos alemanes esperando que los inversores también lo hicieran a medida que las acciones alemanas mostraban un crecimiento menor que las británicas. Fue una operación muy completa que añadió grandes ingresos a los de la apuesta principal de Soros frente a la libra.

Nº 1: George Soros frente a la libra británica

La libra británica siguió de cerca al marco alemán hasta los años 90, a pesar de que los dos países estaban en situaciones económicas muy distintas. Alemania era el país fuerte aunque se enfrentaba a las persistentes dificultades derivadas de la reunificación, pero Gran Bretaña quería mantener el valor de la libra por encima de los 2,7 marcos. Los esfuerzos por lograrlo hicieron que los tipos de interés y la inflación acabaran siendo elevados en Gran Bretaña, pero puso como condición un tipo de cambio fijo de 2,7 marcos respecto a la libra para entrar en el mecanismo de tipo de cambio europeo (ERM).

Muchos especuladores, George Soros a la cabeza de ellos, se preguntaban cuánto tiempo podría resistirse a las fuerzas del mercado ese tipo de cambio fijo, y empezaron a adoptar posiciones a corto frente a la libra. Soros solicitó cuantiosos préstamos para apostar más sobre la caída de la libra. Gran Bretaña subió sus tipos de interés a dos dígitos para intentar atraer a los inversores. El gobierno esperaba aliviar la presión de venta creando más presión de compra.

Sin embargo, pagar intereses cuesta dinero, y el gobierno británico se dio de cuenta de que perdería miles de millones intentando apreciar la libra de forma artificial. Se retiró del ERM y el valor de la libra se desplomó frente al marco. Soros ganó al menos mil millones de dólares en esta operación única. Para el gobierno británico, la devaluación de la libra supuso una verdadera ayuda al sacar el exceso de interés y la inflación de la economía, dejando un escenario ideal para los negocios.

Traducido de tigerfxbd

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *