Publicidad

La línea A/D va por el buen camino… pero todavía tiene mucho que demostrar

En el artículo “El ciclo alcista nacido en 2009 se encuentra en su momento más delicado” os mostré cómo el incremento en el rendimiento de los bonos y la debilidad en la línea avance/descenso provocan que se hayan juntado dos circunstancias que históricamente han sido capaces de poner punto y final a otros ciclos alcistas en los siguientes meses.

Para que ese escenario negativo quede aplazado, tal y como expliqué en el artículo “Con el punto de mira puesto en la línea avance/descenso”, es necesario que éste indicador de amplitud supere sus máximos poniendo sobre la mesa un nuevo escenario de subidas saludables.

Recordad que este indicador puede visualizarse dentro del área “Gráficos” de esBolsa Plus en esbolsa.com.

Como podemos ver a continuación, la línea avance/descenso (línea roja) todavía dista bastante de superar máximos.

Mientras ese nivel no se supere, mi postura operativa es la misma que la descrita en anteriores artículos. No formalizo nuevas compras y solo mantengo en cartera los valores cuyas operaciones tengo abiertas previamente a que se confirmase el incremento en el rendimiento de los bonos y la debilidad en la línea avance/descenso a principios de año.

Dicho esto y continuando con el análisis de la línea avance/descenso, si queremos hilar fino es cierto que la línea avance/descenso está dando síntomas positivos: este indicador de amplitud superó los máximos del 26 de febrero este miércoles, adelantándose en 3 días a la superación por parte del S&P 500 de ese mismo nivel.

Este detalle no tiene relevancia operativa por el momento, pero sí que nos está diciendo que un escenario positivo, en el que la línea avance/descenso sea capaz de superar máximos de finales de enero y anule divergencias se mantiene sobre la mesa y no debe de darse por descartado. Las constantes vitales en las “entrañas” del mercado ahora mismo siguen dando señales de vida.

Por ejemplo, en la jornada del miércoles el índice rector estadounidense S&P 500 cerró con descensos del -0,05%. Esa misma jornada, teniendo en cuenta todos los valores que cotizan en las bolsas americanas, subieron el 54,25% de los valores y retrocedieron el 40,93% (el 4,82% de los valores cerró sin cambios). Es decir, en una jornada negativa para índices como el S&P 500 y el Dow Jones la mayoría de valores cotizados cerraron con alzas.

En el escenario actual, tras el incremento en los rendimientos de los bonos, si viésemos una línea avance/descenso caer en picado sería un entorno muy peligroso. No obstante -de momento- este no está siendo el caso y todavía hay posibilidades de que la amplitud del mercado anule las divergencias de finales de enero.

Hasta ese momento solo queda que esperar y ver, pero lo cierto es que a día de hoy todavía existe la posibilidad de que se repita un escenario que ya se dio en 1993. En aquel año, al igual que ahora, los bonos a 10 años alcanzaron el nivel de alerta histórica…

Pero como se puede observar, tras la caída de los bonos, el S&P 500 en lugar de iniciar un fuerte mercado bajista hizo justo lo opuesto, iniciar un gran tramo al alza. ¿Por qué sucede esto? Por dos cosas:

1.- Porque el precio de los bonos volvió a ascender rápidamente reduciendo drásticamente su rentabilidad, forzando que el dinero fluyese de nuevo hacia la renta variable tras un pequeño descanso.

2.- Porque las divergencias en la AD quedaron anuladas como se puede observar en la siguiente imagen.

En 1993, a pesar de la caída de los bonos hasta el nivel de alerta histórica y una primera divergencia en la línea avance/descenso, pocas jornadas después, dicha divergencia en el indicador de amplitud quedó invalidada tras superarse máximos.

Ese es el precedente positivo que tenemos en el que, ante una situación similar a la actual donde los bonos bajaron de precio (aumentaron su rentabilidad hasta niveles que captan la atención de los inversores) y la línea avance/descenso avisó de debilidad, no se produjo un mercado bajista de gran calado.

Por ello es importante esperar a lo que hace la línea avance/descenso y ver si es capaz de superar máximos. En caso de hacerlo ya podríamos hablar de que el escenario negativo habría quedado al menos aplazado a la espera de lo que hagan los bonos. Si estos subiesen de precio (bajasen de rentabilidad) como sucedió en 1993, favorecerían un escenario en el que la renta fija volvería a perder atractivo, favoreciendo que el dinero volviese a fluir hacia la renta variable.

Antes de finalizar, me gustaría aclarar que este escenario de 1993 desde un punto de vista histórico es la excepción y no la norma. Es decir, en escenarios como los que tenemos actualmente (subida de rendimientos de los bonos y divergencias bajistas confirmadas en la línea A/D) lo más habitual es que en los meses siguientes el ciclo alcista toque su fin y dé comienzo a fuertes retrocesos como ya sucedió en 1987, 2000 o 2007.

Ahora bien, con el fin de mostraros todos los argumentos históricos, creía conveniente volver a mostraros el ejemplo de 1993, ya que, si bien no es el más probable a día de hoy, sí que es un escenario que debemos tener en mente y que podría activarse. El primer paso, ya sabéis cuál es: que la línea avance/descenso supere máximos. Si lo hace habrá razones fundamentadas para el optimismo (por eso reanudaríamos las compras). Si no lo hace, no quedará otra que prepararse para salir airosos de unos meses/años con un escenario adverso en los mercados de renta variable, con consecuencias que muchos todavía ni imaginan.

Lo importante en este momento es saber que somos conocedores de los diferentes escenarios posibles, sus causas y sus consecuencias. Este conocimiento nos permite disponer de un plan de actuación bien definido para actuar de una forma u otra acorde a lo que haga el mercado.

Recuerda que toda mi metodología de inversión, y el estudio de los flujos monetarios que generan mercados alcistas y bajistas, lo aprenderemos en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes 
e instrumentos mencionados a través del compartimento 
del fondo de inversión GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.

		
Publicidad

2 responses to “La línea A/D va por el buen camino… pero todavía tiene mucho que demostrar

  1. Buenos días Ricardo,

    muchas gracias por estos análisis tan enriquecedores en cuanto a la tendencia del mercado. Eres muy grande!!

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.