Publicidad

La fuerza del Euro está lastrando a las bolsas europeas

EuropaLa pasada semana tratamos por separado dos temas que considero importantes. Por una parte vimos que el Euro como divisa está fuerte. Esto significa que en un contexto de medio plazo la divisa común europea tiende a apreciarse frente a una cesta de divisas internacionales. Por otra parte también vimos la debilidad relativa que muestran las bolsas europeas, que siguen situándose entre las bolsas con peor comportamiento del mundo (de hecho muchas de las bolsas del viejo continente siguen operando con descensos a medio plazo).

Hoy me gustaría hacer un análisis conjunto de ambas situaciones, ya que el comportamiento de la renta variable del viejo continente depende y mucho del desempeño de la divisa común europea durante los últimos años.

El gráfico que veréis a continuación representa con un área azul el desempeño de la divisa común europea mediante el Euro Index. Si dicha área azul sube significa que la divisa común europea tiende a apreciarse frente al resto de divisas internacionales. Si el área azul cae, significa que el Euro se deprecia frente al resto de divisas internacionales.

Por su parte la línea negra es el resultado de dividir el comportamiento de la renta variable de todo el mundo (MSCI World) con respecto a la renta variable europea (EuroStoxx 600). Si la línea negra sube significa que la renta variable europea lo hace peor que el resto del mundo, mientras que si la línea negra cae significa que la renta variable europea lo hace mejor que el promedio bursátil mundial.

bolsa europea conr especto al mundo y el euro

Hay una correlación evidente. La debilidad de la divisa común europea entre el verano de 2014 y primavera de 2015 ayudó a que la renta variable mundial lo hiciese peor que la renta variable europea, es decir, en aquellas fechas las bolsas europeas superaron a sus homologas internacionales.

El rango lateral del Euro entre la primavera y el otoño de 2015, supuso un equilibrio entre las bolsas europeas y las del resto del mundo en cuanto a comportamiento relativo. Este equilibrio quedó roto a finales de noviembre de 2015, momento desde el que la divisa común europea ha tendido a apreciarse frente a otras divisas internacionales, pasando factura a las bolsas europeas. Desde esas fechas, las bolsas europeas lo están haciendo peor que el promedio de bolsas mundiales, lo que se refleja con una pendiente ascendente de la relación (favorable a las bolsas mundiales).

A la vista de esta situación, si la renta variable europea quiere mejorar su comportamiento relativo y alejarse de la debilidad actual, va a ser necesario un cambio drástico en el comportamiento de la divisa común europea. El Banco Central Europeo está fracasando en este aspecto, ya que a pesar de sus intentos, no logra debilitar su divisa. Mientras esta situación de fortaleza en el Euro se mantenga, va a ser muy difícil que las bolsas europeas muestren un comportamiento atractivo para sus inversores, ya que habrá otras bolsas en el mundo con mucho mejor comportamiento.

Curso Ricardo González Madrid

separador+(2)[1]

Los análisis aquí expuestos son opiniones estrictamente personales, no recomendaciones.

separador+(2)[1]

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *