Publicidad

La bolsa inglesa alcanza máximos históricos

inglaterra londres FTSE

Tras muchos años invirtiendo en los mercados financieros, si una cosa puedo decir con un grado razonable de certeza es la siguiente: el uso de noticias para sacar rendimientos a las inversiones bursátiles es un imposible, y por lo tanto un esfuerzo inútil. Hay al menos 2 razones por las que esto es así.

En primer lugar, suponiendo que la reacción del mercado a una noticia sea “predecible” (que ya es mucho suponer), nunca se puede acudir a esa reacción del mercado en el momento oportuno. Habrá siempre un equipo más rápido, un cable más corto o una información privilegiada mejor conectada para garantizar la incapacidad del inversor minorista de tomar ventaja de este tipo de situaciones.

En segundo lugar está el hecho de que las reacciones del mercado a las noticias son muy pocas veces “predecibles”. De hecho, casi que podríamos decir que las reacciones del mercado tras una noticia son en la mayoría de las ocasiones incluso contrarias a lo que la intuición sugeriría.

Por supuesto, mucho de eso tiene que ver con la postura colectiva de los operadores de entrar al mercado tras un evento de prensa. Si los operadores están sobre-cargados en una dirección u otra a la espera de una noticia, lo más probable es que los operadores terminen quemándose sin importar el resultado de la noticia. El mercado, después de todo, trata de repartir el mayor dolor al mayor número de participantes. ¿Cuántas veces hemos visto el mercado moverse en una dirección tras una noticia para de forma repentina darse la vuelta? Eso es lo que hace que la inversión basada en noticias sea inútil. A menudo, la reacción del mercado no tendrá nada que ver con el tono de las noticias, o incluso irá directamente en contra de las reacciones naturales de los humanos.

Es por ello que personalmente no tengo nunca en cuenta las noticias a la hora de operar. Para mí lo importante es el precio y la dirección de su movimiento a medio plazo, ese es el verdadero juez que nos dice si se gana o se pierde dinero en un activo, nada más.

Desde principios de julio cuando todo el mundo todavía estaba en estado de “shock” tras la sorpresa del Brexit, nosotros nos hemos aislado de ese ruido y venimos destacando el mercado inglés por su buen comportamiento, ya que desde principios de verano este mercado ha sido capaz de consolidar un aspecto fuerte y alcista.

Tres meses después, el mercado inglés ha sorprendido a muchos acumulado una revalorización superior a los 7 puntos porcentuales y se ha consolidado como una de las bolsas con mejor comportamiento dentro del viejo continente.

FTSE 100

Sobre estas líneas podéis ver el gráfico del mercado inglés alcanzando esta semana zonas de máximos históricos. Aunque la atención mediática se ha centrado en el Brexit, lo cierto es que lo realmente importante como inversores de este mercado es que desde hace meses estamos oficialmente ante un mercado fuerte y alcista, en el que por requisitos técnicos merece la pena buscar oportunidades de inversión puesto que los valores ingleses tienden a premiar a sus inversores con alzas superiores a las de la media del mercado.

Esto es lo realmente importante a la hora de estudiar un mercado. Sean cuales sean las noticias, si el movimiento del precio es favorable en el activo analizado, se gana dinero. De ahí que lo más importante a la hora de tomar decisiones de inversión sea el movimiento de las cotizaciones, dejando de lado las noticias.

Ahora bien, antes de lanzarse a comprar en el mercado británico hay que tener en cuenta que las compras en la bolsa de Londres sobre valores ingleses están sujetas Stamp duty, un impuesto que grava la compra de títulos ingleses con el 0,5% del importe de la compra. Dentro de nuestro método es un factor importante que los costes en comisiones más otros gastos como este tipo de impuestos no superen el 1% del importe de la operación, por lo que es un factor a tener en cuenta.

Por esta razón, lo cierto es que operar en Reino Unido resulta “caro” con respecto a hacerlo en otras partes del mundo, y ésta es la principal razón por lo que, a pesar de la fortaleza del mercado británico, personalmente he preferido priorizar otros mercados que también son fuertes y alcistas, pero que no gravan vía impuestos de forma tan acusada nuestras inversiones.

Otro aspecto a destacar en el mercado británico es que la Libra Esterlina está en una fuerte tendencia bajista que la ha llevado a situarse en zonas de mínimos de 30 años con una depreciación de 13 puntos porcentuales en lo que llevamos de año.

Libra

 

Casi tres cuartas partes de los beneficios de las empresas cotizadas en el FTSE 100 provienen de las exportaciones británicas, por lo que éstas empresas se están beneficiando de que su moneda se esté hundiendo, ya que al cobrar en otra divisa, el cambio a su divisa local le resulta favorable.

No obstante, los inversores interesados en este mercado deben valorar muy seriamente la posibilidad de cubrir la divisa. Recordemos que cuando se compran acciones en un país extranjero como Gran Bretaña, también se está comprando su divisa, y dada la tendencia bajista que muestra la Libra Esterlina existe un elevadísimo riesgo de que el efecto cambio juegue en nuestra contra y lastre las plusvalías.

El capítulo 13 de mi libro está dedicado íntegramente a enseñaros cómo cubrir de forma sencilla la divisa a la hora de invertir en áreas geográficas diferentes a nuestra divisa base (en nuestro caso el euro). De esta forma, podemos invertir en todo el mundo sin preocuparnos del efecto cambio.

Gráficos: esBolsa.com

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Los análisis aquí expuestos son opiniones estrictamente personales, no recomendaciones.

separador+(2)[1]

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *