Publicidad

El triple efecto enero y su historia en los mercados

Ayer martes, el S&P 500 puso punto y final a una racha de 110 días consecutivos sin una pérdida del 1% siendo esta su racha más larga desde el año 1993. Obviamente, tras un periodo de muy baja volatilidad, un movimiento de un 1% suele ser fuente de muchos titulares en la prensa, pero lo cierto es que no ha cambiado en absoluto el panorama alcista del mercado.

Los mercados nunca han subido ni subirán en línea recta, de ahí la importancia de alejarse del ruido diario y centrarse en los parámetros técnicos que explico en el curso on-line y en mi libro “El Código de Wall Street”. Mientras la tendencia sea alcista, en esa dirección deben de seguir nuestras inversiones, dejando de lado el ruido del día a día.

Dicho esto, hoy me gustaría hablar de un patrón estacional que en España no es muy conocido, pero que he escuchado nombrar a operadores estadounidenses en más de una ocasión. Este patrón los anglosajones lo conocen como “January Trifecta” (yo lo llamaré triple efecto enero) y consiste en la combinación de tres patrones muy seguidos por los operadores de renta variable internacional durante el mes de enero como son:

  • Barómetro de enero:

Viejo refrán de Wall Street que dice que lo que suceda en enero en las bolsas, marcará el transcurso del año bursátil. Es un patrón estacional que ya hemos estudiado aquí y que muestra un espectacular resultado puesto que el 90% de las ocasiones que enero ha resultado positivo, el año ha terminado con alzas para el S&P 500

  • Rally de Santa Claus

Otro patrón estacional del que hemos hablado largo y tendido en este blog y que genera alzas en los mercados en casi el 80% de las ocasiones.

  • Comportamiento del mercado en los 5 primeros días del año

Este patrón también muy seguido en la gran manzana, consiste en que, si los cinco primeros días de enero son alcistas, el resto del año también ha terminado siendo positivo en un 81% de las ocasiones.

El triple efecto enero (January Trifecta) se activa cuando estos tres patrones coinciden en positivo en un mismo año y este 2017 lo ha sido, al anotarse el mercado un 1,79% durante el mes de enero, un 0,4% en el Rally de Navidad y un 1,3% en los primeros 5 días del año.

He recopilado datos desde el año 1950 y he preparado la siguiente gráfica que muestra el rendimiento promedio histórico del S & P 500 en los años que ha habido triple efecto enero (como en este 2017) con una línea verde. Además, he añadido una línea morada que muestra el rendimiento promedio histórico del S & P 500 en los años postelectorales que ha habido triple efecto enero. Por último, la línea roja representa el comportamiento del S&P 500 en este 2017.

En lo que llevamos de este 2017 el S & P 500 está siguiendo muy de cerca el comportamiento medio de sus hermanos “trifecta”. Incluso la pequeña debilidad en la segunda mitad de marzo se está reflejando en este 2017 al igual que en el patrón histórico. En el caso de que el S & P 500 continuará este patrón, a principios de abril deberían retomarse las alzas a medida que la segunda temporada de resultados del ejercicio se pone en marcha.

Los años en los que han coincidido los tres patrones estacionales más importantes de enero, el rendimiento del mercado ha sido brillante, alcanzándose rentabilidades de dos dígitos con pocos periodos de debilidad. Esto ha sido así hasta en años postelectorales.

Está por ver si este 2017 estará a la altura de sus hermanos, pero hasta el momento los síntomas que trasmite el mercado y otros factores como los bonos (de los que hablamos aquí la semana pasada) y la amplitud del mercado NO ponen sobre la mesa argumentos que impidan ser positivos de cara a los próximos meses, más bien todo lo contrario.

Sea como sea, como siempre os digo, los patrones estacionales están ahí para ofrecer una visión orientadora (que no operativa) de los mercados. Estos datos están bien para conocer cómo ha reaccionado el mercado ante situaciones similares, pero a la hora de operar lo importante siempre serán los aspectos técnicos que muestren tanto los mercados (que siguen mostrando síntomas saludables), como los sectores y los valores.

Recuerda que la metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este análisis está 
o puede estar invertido en los subyacentes e instrumentos mencionados a través del 
compartimento del fondo de inversión GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.

separador+(2)[1]

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *