Cuidado con las emociones: El pequeño inversor tiende a comprar en los techos

Ayer en el cierre, dada la euforia que aprecio en diferentes campos, decidí poner de manifiesto algunos aspectos emocionales que envuelven a este mundo de la inversión y que tienden a repetirse una y otra vez. Y es que amigo lector, no es un mito, el inversor de a pie tiende a ser más alcista justo en las cimas del mercado y en cambio, suele permanecer al margen de las compras cuando se está poniendo el punto y final a un mercado bajista y está gestándose un nuevo tramo alcista. Esto se debe a los sesgos emocionales del inversor. Es preso de su avaricia cuando los mercados están subiendo y es presa del “miedo” cuando los mercados están cayendo.

Si queremos sobrevivir en los mercados y sacarles partido de forma recurrente, debemos de dejar estas emociones al margen.

Para ver lo que os comento de forma gráfica, prestad atención a la siguiente imagen.

En ella podéis apreciar una línea roja que representa al S&P 500 y unas barras que representan el flujo de dinero que entra en los fondos de inversión basados en la renta variable. ¿Os dais cuenta de que los inversores quieren bolsa justo cuando se marcan los techos? Esto sucede porque su comportamiento es emocional.

Psicológicamente, cuando los mercados suben de forma prolongada los inversores comienzan a creer que son “inteligentes”, ya que su cartera está subiendo. Esto les lleva a bajar la guardia y puede convertirse en un cóctel explosivo de compras sin control.

Por desgracia, muchos inversores se comportan de la misma manera que los adictos al juego. Cuando están ganando creen que su éxito se basa en su habilidad. Sin embargo, cuando comienzan a perder, siguen pensando que la próxima “mano” será la que les ponga de nuevo en racha. Al poco tiempo, el jugador tiene que abandonar la mesa porque se quedó sin dinero.

No hace mucho, en el blog de esBolsa tratamos el ciclo emocional, artículo en el que se explican las típicas fases emocionales que atraviesa una persona cuando se adentra en el maravilloso mundo de las inversiones y que podría resumirse en la siguiente imagen.

Es cierto que los mercados alcistas son más divertidos que los mercados bajistas. Los mercados alcistas provocar euforia y sentimientos de superioridad psicológica. Por el contrario los mercados bajistas traen miedo, pánico y depresión.

Lo que resulta realmente interesante es que no importa cuántas veces nos repitan esta teoría cíclica: como seres humanos emocionales siempre tenemos la esperanza de que por alguna razón “esta vez será diferente”.

Basándose en este ciclo emocional, los amigos de streettalklive han creado el gráfico aplicado a la situación actual y según ellos, podría ser la siguiente.

Podríamos estar experimentando una nueva fase eufórica la cual también parece reflejarse en el flujo de dinero hacia los fondos que hemos visto anteriormente.

En mi criterio personal, he de decir que sí que percibo esa euforia no sólo aquí, sino en diferentes portales financieros internacionales. No obstante no veo alertas técnicas que adviertan de un nuevo mercado bajista como el de 2007-2008, pero esta euforia sí que podría ocasionar ansiedad en los inversores, provocando una entrada precipitada y a “corre-prisa” en los mercados. Por esta razón, en las últimas semanas vengo insistiendo muchísimo en la toma de posiciones escalonadas y lo más diversificada posible (hemos visto oportunidades en divisas y commodities), ya que si entramos de golpe, y el mercado se toma un descanso de corto plazo (10% aproximadamente) seríamos víctimas de nuestras emociones, por
habernos dejado llevar por una operativa impulsiva.

Espero que con este artículo quede clara la idea y no se me malinterprete, ya que mantengo mis largos desde mediados de noviembre. Sólo quiero haceros ver que operar de forma emocional no es el camino a seguir. Como dirían los más viejos del lugar, tranquilidad y buena letra.

Tags: , , ,

Categoría: Estudios de Mercado, Lo último

Deja un comentario


Logo FinancialRed
Logo FinancialRed