Publicidad

Con el punto de mira puesto en la línea avance/descenso

En el artículo “El ciclo alcista nacido en 2009 se encuentra en su momento más delicado” os mostré cómo el incremento en el rendimiento de los bonos y la debilidad en la línea avance/descenso provocan que se hayan juntado dos circunstancias que históricamente han sido capaces de poner punto y final a otros ciclos alcistas en los siguientes meses.

Por una parte, el incremento en la rentabilidad de los intereses de los bonos hace que la renta fija cada vez gane más atractivo y que poco a poco los inversores empiecen a plantearse salir de la renta variable para dirigir sus ahorros hacia la renta fija en busca de un cupón fijo en éste tipo de activo.

Tal y como expliqué en mi artículo de hace unas semanas, históricamente caídas de más del 10% en los bonos a 10 años (o del 20% en los bonos a 30 años) unidos a síntomas de debilidad en la línea avance descenso, han supuesto los cimientos para cerrar un ciclo alcista dentro de los meses posteriores.

Actualmente el precio de los bonos estadounidenses a 10 años ha retrocedido un 11,30% desde sus máximos del verano de 2012, superándose así el rango del 10% mínimo necesario para generar un cambio de ciclo.

Una vez tenemos los precios en los bonos en el nivel de alerta histórica, el punto de mira se centra en si la línea avance/descenso es capaz de superar sus máximos de enero, anulando así la divergencia generada a finales del mes pasado.

La caída en los precios de los bonos, unida a esta divergencia en la línea avance/descenso, son la causa de que desde principios de febrero hayamos suspendido las compras en el mercado, reduciéndose así nuestra exposición al mismo a medida que saltaban stops (la inmensa mayoría de ellos en beneficios), lo que nos ha permitido sufrir menos que el mercado en los momentos de máximo nerviosismo de las últimas jornadas.

A partir de aquí se abren 4 posibles escenarios que ya detallé en mi intervención en Capital Radio el pasado lunes y que paso a describir.

Los dos escenarios más positivos (que son los que, a mí y probablemente a la mayoría de inversores, nos gustaría que sucediesen) serían:

1.- Que tanto el S&P 500 como la línea avance/descenso superasen máximos: Este escenario anularía las divergencias en la línea avance/descenso y abriría la puerta a nuevas compras en el mercado, ya que se habría anulado (al menos provisionalmente) uno de los dos ingredientes necesarios para la gestación de un nuevo ciclo bajista.

2.- Que el S&P 500 no supere máximos pero la línea avance/descenso sí logre superar sus máximos: Este escenario indicaría que el mercado está incluso más fuerte de lo que mostrarían los índices, un escenario favorable que también reabriría la ventana para nuevas compras.

A partir de aquí, los dos escenarios que agravarían la situación actual. Éstos serían:

3.- Que el S&P 500 supere máximos pero la línea avance/descenso no sea capaz de superar máximos: Es un escenario muy peligroso, ya que agravaría las divergencias de finales de enero trasmitiendo falsas expectativas alcistas a los inversores. No olvidemos que la atención mediática suele centrarse en el comportamiento de los índices ponderados por los valores más grandes. Si este escenario se diese, se confirmaría que estaríamos en una clara fase de distribución, donde los cuidadores de los índices estarían generando falsas expectativas alcistas en un mercado cuya mayoría de valores está generando pérdidas a sus inversores. Es el escenario que ya se dio en anteriores ciclos bajistas como 1987, 2000 y 2007 entre otros (y que están detallados tanto en mi libro “El Código de Wall Street” como en el curso on-line para inversores de esBolsa.com

4.- Que ni el S&P 500 ni la línea avance/descenso superen máximos: El último escenario que barajo es que ni los índices ni la amplitud lograsen superar sus máximos de enero, naciendo desde aquí un nuevo ciclo bajista con caídas superiores al 20%. Es probablemente el peor escenario de todos y del que ya estamos protegidos, ya que, como dije anteriormente, desde principios de febrero hemos suspendido nuestras compras, reduciéndose así nuestra exposición al mercado, llegando a ser nula si este escenario más adverso se confirmase.

Descritos los cuatro escenarios posibles, solo queda esperar y actuar en consecuencia. No voy a esconder que los escenarios que personalmente más me gustaría que se diesen son los alcistas y poder reanudar así las compras. Ahora bien, nuestra forma de operar en los mercados nunca se fundamenta en “lo que nos gustaría” sino en lo que suceda. La hoja de ruta a seguir es clara: si la línea avance/descenso es capaz de superar máximos volveremos a tener una postura compradora en el mercado, ya que no se cumplirían los ingredientes necesarios históricamente para un ciclo bajista; pero si esto no sucediese, ya tenemos en marcha un plan de protección para protegernos de un escenario muy adverso (con consecuencias no vistas desde el año 2007) y que podría estar gestándose en este 2018 poniendo punto y final al ciclo alcista nacido en marzo de 2009.

Recuerda que toda mi metodología de inversión, y el estudio de los flujos monetarios que generan mercados alcistas y bajistas, lo aprenderemos en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito a todas las herramientas de esBolsa.

Edición revisas El Codigo de Wall Street Ricardo Gonzalez“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!

separador+(2)[1]

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: El autor de este 
análisis está o puede estar invertido en los subyacentes 
e instrumentos mencionados a través del compartimento 
del fondo de inversión GPM Gestión Activa / GPM International Capital 
del que es gestor en GPM S.V. S.A.

		
Publicidad

8 responses to “Con el punto de mira puesto en la línea avance/descenso

  1. Ricardo, aproximadamente cuanto tiempo hay que esperar para ver si la línea AD supera sus máximos anteriores y por tanto se cancela la divergencia alcista observada entre la AD y el indice.

    Saludos.

    1. Buenas tardes Reyes.
      La clave operativa está en el suceso, no en el tiempo. Si se rompen máximos en la línea AD volveremos a comprar, si no, el escenario de cautela lo mantendré activo, ya que los riesgos de un mercado bajista seguirían activos como expliqué en el anterior artículo.
      Un saludo.
      Ricardo.

  2. Gracias.Veo que optas , en resumen, o por continuación del mercado alcista o por inicio de mercado bajista.
    ¿ no existe también la posibilidad de un mercado lateral volatil con subidas y bajadas? como paso durante algunos años década de los 70 ( si no me equivoco) ?

    Me explico el terminar un ciclo alcista (que ya esta muy maduro y dura mucho tiempo como dices en otro articulo)de 2009 no implica irremediablemente iniciar un ciclo bajista, puede también producirse una zona de mercado lateral. ¿que ocurrio con la línea avance descenso durante años 70 u otros años con mercados laterales? si es que hay datos.
    O el hecho que vengamos de tantas subidas nos lleva a un mercado bajista

    Gracias y si me equivoco corrígeme.

    1. Buenas tardes Juan.

      En mi libro “El Código de Wall Street” tienes ejemplos de la línea avance/descenso en los 70, una época que también alternó ciclos alcistas y bajistas, cada uno con un proceso operativo adaptado al ciclo predominante como es lógico.

      Un ciclo alcista se compone de retrocesos, lateralidades y sesgos alcistas (éstos últimos predominantes). Mi forma de operar al alza es siempre la misma, indistintamente de los movimientos menores a los que no doy importancia. Desde el año 2009 estamos en un ciclo alcista que ha tenido todos los movimientos descritos anteriormente.

      En el otro lado, los ciclos bajistas (que se caracterizan por caídas del 20% o más desde máximos) se componen de rebotes puntuales, lateralidades y sesgos marcadamente bajistas (éstos últimos predominantes). La forma de operar a la baja es la misma que a al alza pero a la inversa, sin dar importancia a los movimientos menores dentro de ese ciclo.

      Aquí hablamos de un posible cambio de ciclo, que caso de confirmarse (o no) abre dos vías operativas distintas y que iremos siguiendo al detalle. Mi plan de inversión actual es el descrito en el artículo.

      Un saludo.
      Ricardo.

  3. Enhorabuena por el artículo Ricardo.
    Me queda la duda siguiente:
    Supongamos que la AD supera por poco sus máximos, pero al mismo tiempo la rentabilidad del bono sigue subiendo aún más, en línea con las subidas de tipos en Usa.
    En este caso tambien habría un gran trasvase de dinero hacia la renta fija aunque se anule la divergencia.
    Cómo deberíamos actuar en este escenario?
    Muchas gracias

    1. Buenas tardes Jesús.
      Si la AD supera sus máximos se anula cualquier posibilidad de divergencia, por lo que no se cumplirían todos los requisitos para un cambio de ciclo (escenarios descritos en los puntos 1 y 2).

      Los escenarios descritos son claros. Si se superan máximos en la AD (me da igual por mucho que por poco), reanudaré las compras, si no, mantendré la cautela. Por mucho que caigan los bonos, si la AD no marca divergencia no hay precedentes de un cambio de ciclo, ya que los inversores se sienten cómodos en renta variable porque sus valores suben y por tanto no se generan cambios en los flujos monetarios. Lo expliqué en el anterior artículo con un ejemplo de los años 90.
      Un saludo.

  4. Buenos días Ricardo, me gustaría hacer una pregunta, más que nada por aclarar yo lo conceptos. Cuando hablas de un mercado bajista o de un ciclo bajista o te refieres exclusivamente a caídas de más de un 20% o además de eso le exiges (para llamarlo mercado o ciclo bajista) que se dé una recesión?? Lo pregunto porque me he encontrado con personas que sólo hablan de ciclo bajista si hay ya o sucede a continuación una recesión independientemente de que ésta pueda conllevar caídas de poco más de un 20% mientras que esas mismas personas dicen que las caídas de octubre de 1987 fueron una “sana corrección” (y no un mercado bajista) y el mercado continuó su senda alcista.

    Tal vez te parezca una insignificancia de pregunta pero darme cuenta de que muchos llaman exactamente igual a cosas radicalmente distintas ha sido de gran importancia para mí.

    Un saludo

    1. Buenas tardes Segundo.
      No, un mercado bajista no siempre va ligado a una recesión como bien indicas. Para mi un mercado bajista es una caída del más del 20% en los mercados rectores. Yo me refiero siempre a los mercados de valores, el término “recesión” va más ligado a la economía y como bien dices, un mercado bajista no siempre va ligado a una recesión.
      Por todo ello, cuando yo me refiero a un mercado bajista, me refiero a un ajuste de más del 20% en los mercados de valores.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.