Publicidad

20 años del “Miércoles Negro”: Cómo George Soros derribó el Banco de Inglaterra

“Los especuladores financieros apuestan contra las debilidades de los estados”. Hoy 16 de septiembre, justo hace dos décadas, George Soros tomó este principio al extremo y derribó un banco central.

Algunos ven a George Soros como el profeta de los mercados financieros, otros lo ven como un malabarista del mercado de valores despiadado. Se le prefiere pintar como un filántropo que ayuda a los estados a identificar sus puntos débiles para que puedan erradicar defectos, y que utiliza estos puntos débiles para acumular más riqueza para sí mismo. Hoy en día, la revista Forbes estima su fortuna en más de 14 billones de dólares.

George Soros

En el año 1992, cuando llegó al número de sus Estados miembros, la Unión Europea era una versión más pequeña de lo que es hoy. Alemania acababa de invertir grandes sumas de dinero para completar la reunificación entre las dos Alemanias, que estaban causando mucha confusión en las estructuras políticas y económicas de los 12 estados miembros de la UE.

Debido a las enormes deudas de Alemania, la inflación fue en aumento. En un intento por frenar la inflación, el banco central alemán, el Bundesbank, elevó su tasa de interés preferencial. El banco estaba todavía en condiciones de hacerlo, porque los bancos centrales miembros de la UE todavía eran independientes. Los estados miembros de la UE se unieron en el Sistema Monetario Europeo (SME), cuyo elemento central era el mecanismo de tipos de cambio, que tenía como objetivo la estabilización de las tasas de cambio de los distintos países, dentro de un cierto límite.

Cuando Alemania elevó su tasa de interés preferencial, otros países tuvieron que hacer lo mismo para evitar la apreciación de sus monedas. La libra esterlina, en particular, fue sobrevaluada en ese momento. Además, el dólar de EE.UU. fue perdiendo valor, por lo que Europa y, sobre todo Gran Bretaña, estaba bajo presión.

Thriller en Londres

George Soros aprovechó la oportunidad. Nacido en 1936 en Hungría, donde estudió economía, emigró a los EE.UU. con 5.000 dólares (3.800 euros) en el bolsillo y se convirtió rápidamente en un hombre rico especulando, con ofertas financieras. En 1992, Soros advirtió que el gobierno británico estaba bajo una fuerte presión. Él supuso que Gran Bretaña o iba a devaluar enormemente su propia moneda o que iba a dejar el Sistema Monetario Europeo.

Además, el presupuesto británico se encontraba en mal estado. Junto con otros inversores, Soros invirtió grandes sumas de dinero para debilitar a la libra esterlina. Lo hizo mediante el canje de libras para otras monedas europeas, tales como el marco alemán o el franco francés.

John Major

El Banco de Inglaterra tuvo que reaccionar y compró grandes cantidades de libras esterlinas para apoyar su moneda. Pero fue en vano. El Banco subió las tasas de interés del 10 al 12 por ciento, en un intento de atraer a los inversores a comprar libras y la estabilización de la moneda. Unas horas más tarde, el Banco tuvo que anunciar tasas de interés del 15 por ciento. Pero Soros y sus inversores todavía no mordieron el anzuelo. Simplemente esperaron. A las 7 pm del mismo día, el Tesoro británico anunció que Gran Bretaña estaba saliendo del Sistema Monetario Europeo. Este día desde entonces se conoce como “Miércoles Negro” en la historia de Gran Bretaña de las finanzas. En la intensa devaluación de la libra esterlina ganó Soros mil millones de dólares. Había nacido una leyenda.

Apostar al máximo

España tiene que pagar un alto precio en los mercados financieros

Hasta que se jubiló a los 81 años en 2011, Soros continuó trabajando sin parar, haciendo beneficio a partir de los puntos débiles de los países. Muchos otros ya se han subido al carro. En la actual crisis del euro, los especuladores financieros son a menudo utilizados como chivos expiatorios.

Los políticos los culpan cuando los países tienen que pagar enormes tasas de interés para conseguir el dinero en los mercados financieros. Pero culpar a los especuladores significa que la mayoría de los políticos ignoran el hecho de que, en lugar de crearlas, las crisis son simplemente utilizadas por los especuladores. Dependen de la política para establecer reglas estrictas a las cuales los especuladores tienen que atenerse.

En las dos últimas décadas, el volumen de especulación ha aumentado en grandes proporciones. Los instrumentos financieros se utilizan para apostar en contra del ascenso y descenso de los precios de las monedas, los recursos naturales y los bonos del estado. Al igual que hace 20 años, todavía hay una falta de mecanismos que ayuden a los países europeos en crisis a evitar este tipo de especulación. Al final del día, la única opción para los gobiernos es lograr salvar sus presupuestos enfermos. O sea, aceptan el riesgo de que los especuladores siempre ganan.

Traducido de: dw.de

Publicidad

2 responses to “20 años del “Miércoles Negro”: Cómo George Soros derribó el Banco de Inglaterra

  1. Su fortuna es “14 billions” en inglés, y no se puede traducir como billones.
    1 billion (inglés) = 1.000.000.000 (mil millones)
    1 billón (español) = 1.000.000.000.000 (en inglés Trillion)
    Con su traducción de Forbes parece que la fortuna de Soros sea de 14.000.000.000.000 cuando es de 14.000.000.000
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *